Elizabeth salcedo franco

Misionera de la juventud

DIRECTORA CENTRAL DE JUVENTUDES 2021-2025

Está casada con Andrés Alberto Martínez Duarte el 22 de agosto del año 2009 y tienen dos niños, Juan de ocho y Santiago de cinco años.

Abogada asociada de la firma Salcedo Franco & Asociados SAS, dedicada a la consultoría empresarial y litigio comercial.

Llegó a la Central de Juventudes en el año 1993, invitada a vivir la pascua juvenil, a través de algunos misioneros de la juventud que visitaron su colegio. Desde entonces, se vinculó al apostolado de la Obra y fue cofundadora del ministerio de música Apocalipsis 3,20.

Realizó el primer periodo de la Escuela de Líderes Femenina-ELIF #16 en diciembre de 1996 y posteriormente el año misionero en 1997, cuyos sitios de misión fueron en la Diócesis de Riohacha y la Diócesis de Engativá (sede de CEDEJ Bogotá el Salitre). Fue acompañante en la formación misionera del año 1999 y en ese mismo año inauguró la presencia femenina en la casa del Salitre acompañando las Misioneras de ese año a través de una experiencia de vida comunitaria. Posteriormente, realizó el segundo periodo de Escuela de Líderes Universitarios-ELU en el año 2005 y el tercer periodo de Escuela de Líderes en el año 2007, año en el que además ingresó al Equipo Polivalente-EPOL, abriendo nuevamente camino para las mujeres en la obra. Hizo parte de equipos coordinadores de micro escuelas y escuelas de líderes en varias ocasiones, y fue responsable de la coordinación del Equipo Polivalente desde su ingreso hasta el año 2016. En el año 2020 fue designada como directora encargada tras la renuncia de su director y a partir del 22 de marzo del presente año en la Asamblea ordinaria de la institución es nombrada directora de la Central de Juventudes-CEDEJ para los próximos cuatro años (2021-2025).

Su nombramiento es un voto de confianza en las nuevas generaciones, en la mujer, en la generación “Post-Pafer”. Nos muestra los frutos de la entrega, amor y testimonio de la generación fundacional, al lograr trasmitir el carisma a las nuevas generaciones. Lo que el Señor le encomendó y regaló a la Iglesia y al mundo a través de Pafer, ya está siendo vida en quienes no lo conocimos.